Todo es arte

Entrevista por Marianne Pesnot-Lerousseau

“Si algún rato me muero ten que poner “Boris Salinas Ochoa, artivista,” nada más.

Boris Salinas Ochoa es un artista plástico. Es activista en varios temas, el del agua, de los ríos, de la politiquería. Vive en un espacio que se llama ñaño casa museo que ha creado “con infinito amor” y dónde cabe la integración del arte con la naturaleza, con el ser humano y con la historia, con las cicatrices.

🟠 ¿Puedes presentarnos que es ñaño casa museo?

Todas las cosas que se vayan el camino en este ñaño casa museo es una copia de cosas abandonadas. Les damos importancia, preponderancia, les damos acogida, calidez, para que crezcan. Toda la gama de plantas que está aquí son plantas huérfanas. Al igual que las mascotas, son rescatadas de la calle o los objetos que son traídos.

Conjugamos el diseño, el arte, la naturaleza, la anarquía. La anarquía de ser nosotros. Somos los protagonistas de nuestra propia historia. Protagonistas de manera positiva, propositiva de hacer, de dejar una pequeña huella. No solo de decir, sino, también, de hacer. Estamos en Loja, estamos muy integrados en la parte del mundo, vivimos en un mundo globalizado entonces no podemos estar fuera de él.

Nosotros nos consideramos «artivistas». Porque damos todo el tiempo en estas luchas de una manera desinteresada. No por dinero, no por puestos públicos. De hecho, vamos a renunciar poco a poco a todo lo de la institución.

Los pájaros, las caminatas, las montañas, las cascadas, … esas son formas de nutrirnos, de dar mucha energía para la creación. Somos humanos llenos de equivocaciones, llenos de errores. Somos como tú, como el campesino, señor el de oficina, somos exactamente igual. Solo que la energía es un poquitito diferente cuando nos sentimos apegados con las plantas, con las piedras, con las personas también, cuando se vibra la misma energía. Eso es un misterio, sentir apego.

🟠 ¿Esta energía que viene de las cosas que recoges es una parte importante de tu proceso artístico?

Si, tengo una inclinación hacia el material, hacia la textura, la cicatriz, la historia, el fuego… porque yo viví en la calle. Entonces de ahí creo que viene esta energía un poco diferente. Porque viví en el medio del pueblo, de la basura, de las carniceras. Cuando éramos niños lustrábamos zapatos, lavábamos carros, vendíamos helados y pasábamos por toda la ciudad caminando, a veces descalzos. Creo que eso me hizo a sentir un poco más así a la tierra, a la injusticia.

El arte es un misterio, no sabemos qué es el arte. Pero el material tiene una cosa muy fuerte para mí, tiene ese atractivo, energía, vida. Por ejemplo, allí vemos cosas de materiales diversos, unos trabajados por el tiempo, otros trabajados por el ser humano. Yo lo veo interesante, lo veo bonito, lo veo diferente y eso todo lo valoro. A todo le veo arte. ¡No sé si es un problema o una habilidad!

Por ejemplo, atrás hay un plástico quemado. Esto es industrial, pero hubo una acción del hombre, se quemó, cayó del pasto, y el pasto logra esta textura. Es imposible de lograr eso, hasta de encontrar. Pero la gente no lo ve. Dice “es basura”. ¡Para mí es una obra de arte, pero brutal! Para mí es brutal, tiene una cosa tan fuerte. Todas las cosas que están aquí tienen una carga inmensa, de circunstancias, de la naturaleza o del hombre, circunstancias que las puedo ver y las valoro.

El material para mí es una batalla, una forma también antisistema de irme contra el consumismo que es una de las principales debilidades del ser humano. Todo se soluciona comprando. Aquí, al contrario, todo se soluciona transformando.

🟠 Me has dicho que no quieres solo decir, sino hacer. ¿Como artista como haces?

Nuestra forma de hacer es la obra de denuncia. Pero también las acciones que hemos ido directamente a las protestas, a las marchas, a hacer murales, afiches, pegatinas. Andamos de la ciudad hasta el campo para crear conciencia.

Hemos hecho 80, 90 murales gigantes por tema de conciencia, aquí en Loja, en la provincia, en Vilcabamba, Catamayo, Saraguro, en varios lugares, pero la mayoría son borrados. Siempre llamamos a la reflexión. Podemos entrar y denunciar a través del arte. Y la gente ya se preguntó un poco.

Es una lucha constante.

🟠 ¿Puedes hablarnos del colectivo “somos el río” que existe aquí en Loja?

Amigos arquitectos lanzaron una propuesta sobre rescatar el río, devolverle los márgenes con más plantas, incluso limpiarlo, si es posible. Pero lo que me agrada de la propuesta es que no quieren hacerlo con el municipio. Son un colectivo independiente, un colectivo ciudadano.

Me tocaba dirigir la obra. Como es autofinanciada, no hay presupuesto, solo hay donaciones. El día que fuimos a hacer la intervención solo había tejas. Entonces todo el mundo un poco asustado… “qué podemos hacer, no se hace nada con tejas”, aparentemente. Dije “con tejas se puede hacer un universo. ¿Qué no se puede hacer con tejas?”. Entonces, ya se animaron. Empezamos a dirigir eso, a cortar, poner corteza, ordenar. No había nada más que tejas, tapitas, piedras chiquitas, piedras grandes y un poco de cemento. Y ahí se hizo. 

Se hizo con solidaridad. Di un poco de mi vida, pero para hacer algo para la ciudad. Todos los demás igual dieron parte de sus vidas a la ciudad. Creo que una de las cosas más anarquistas es justamente la ayuda mutua. Y con ayuda mutua si se puede hacer las cosas. Un ejemplo es lo que hicimos ahí, es una cosa grandota, es linda.

Pero ahorita hay un problema y no sé cuánto aguante ahí, porque ya hay intereses políticos. Hay gente que tiene intereses económicos, que quieren hacer megaproyectos. Por ejemplo, dijeron que quieren pedir auspicios al Super Maxi y a Gran Aki. Yo le dije si es que entra el dinero de ellos me salgo de este proyecto. Busco la coherencia. Todos necesitamos de economía, es obvio. Pero hay cosas de activismo. Creo que el activismo debe ser más desprendido.

🟠 ¿Utilizas también el arte como manera de reapropiarse del espacio público. Transformar, valorar un espacio que estaba muerto?

Sí, también se hicieron varias intervenciones, en varios lados, con un colectivo. Se llamaba “curando cicatrices”. Justo al frente de la Alianza Francesa hay un mural más arribita que dice “fuera mineras”. La idea de eso es de intervenir en el espacio público, tratar de curar tantos huecos, tantas cosas feas que hay en la ciudad.

Estaba yendo bien pero lamentablemente entraron los intereses que decía. Dijeron que el Banco de Loja nos quiere financiar. Entonces salieron con ideas demasiado, también irrealizables, gigantescas. Empecé a dividir y se quedó. Porque insisto en la parte de anarquía.

Yo quiero hacer eso, pero con un grupo más reducido de personas que quieran en verdad jugársela. Hay cosas chiquitas pero muy bonitas que se pueden hacer con tres  cosas: austeridad, reciclaje y calidad.

🟠 El arte tiene esta posibilidad de mostrarnos otra manera de ver el mundo. Veo muchos paralelismos entre tu arte y tu visión del mundo. Por ejemplo, de la anarquía.

Sí, sin Dios, ni ley. Sin patrón ni Estado, siempre fui así en la vida.

Hablamos de “solo la lucha popular” porque solo el pueblo unido puede hacer esto. Esta es nuestra lucha. La gente no cree mucho en eso, dicen “los políticos nos van a salvar, las leyes van a cumplir”. Nunca ha pasado eso, nunca en tu país, en mi país. En todo lado la elite domina y hace lo que a ellos les da la gana. Entonces nuestro mensaje siempre va de que nos unamos.

Creemos en el progreso, pero de una manera armoniosa con la madre tierra, con solidaridad, entre hermanos.

🟠 ¿Y tú decisión de renunciar a la decoración de la casa de la cultura es también por eso?

¡Si! En La Casa de la Cultura van personas que son aparentemente gente culta ¿Debería ser gente culta, ¿no? Pero yo veo que todos ellos no son integrales, o sea no son amplias, no manejan varios. Sea de la literatura, lo que aparenta es cultura, pero no manejan más allá. La cultura es más amplia. La cultura es la naturaleza, la Feria del Libro, el campesino.

Las personas que están ahí normalmente están ahí por un puesto, nunca se mueven. Se sientan aquí y “que vengan a mí”. En anarquía acabe que no se busca, sino también buscar a los talentos, proponerles, ilusionarlos, sacarles el arte que tienen. Entonces a buscar. ¡A buscar! No es que ellas vengan. Hay bastantes personas, hombres y mujeres que tienen talento.

Yo creo que el gestor cultural debe ser así, debe moverse, debe pensar, debe crear cosas así. Pero de la casa de la Cultura si no tienen dinero no hacen. En cambio, en anarquía si cabe el hecho de hacer cosas sin dinero.

Es necesario conversar, planificar si es necesario. Pero yo creo que se puede optimizar más el sentido, los tiempos.Mis principios: pasión, ilusión y hacer. Esas tres  cosas son fundamentales. 

5/5

Articles Similaires

ÉDITION PLURILINGUE, La revue digitale d’Alliances Sonores

Accès direct aux articles

Pays

Plus d'articles

No more posts to show

Mots-clés

Voir la revue en ligne

Voir le pdf complet

Plus d'articles

Revuevox La revue digitale.

México

Guatemala

El Salvador

Panamá

GALERIE PHOTOS